miércoles, 12 de julio de 2017

BATALLA DE LOS CUERNOS DE HATTIN

Fue un importante encuentro armado que tuvo lugar el 4 de julio del año 1187 en Tierra Santa, en el desfiladero conocido como CUERNOS DE HATTIN entre el ejército cruzado, formado principalmente por contingentes Templarios y Hospitalarios a las órdenes de GUIDO DE LUSIGNAN, rey de Jerusalén, contra las tropas del SULTÁN SALADINO. Ambos ejércitos contaban con unos efectivos similares, en torno a los 17.000 hombres cada uno. Fue una desastrosa derrota cristiana debido a la ineptitud de GUIDO DE LUSIGNAN que busco el enfrentamiento armado con SALADINO en medio de un calor sofocante y sin reserva de agua. Los CUERNOS DE HATTIN son el sitio donde se atribuye que JESÚS predicó el célebre SERMÓN DE LA MONTAÑA y exhortó a los discípulos a difundir el mensaje de la buena nueva del reino de Dios.

Transcurría el caluroso verano en el mes de julio de 1187, y allí se reunieron todas las tropas militares disponibles en Tierra Santa: las tropas reales y los mejores guerreros, entre ellos, los templarios y los hospitalarios, quienes eran los más temidos por los islámicos. Las tropas de SALADINO con aproximadamente 30.000 soldados, cercaron la cercana ciudad de TIBERÍADES donde estaban la CONDESA ESCHEVA DE BURES -esposa de RAIMUNDO- y sus hijos. En el consejo de guerra que tuvo lugar en SAN JUAN DE ACRE, el conde RAIMUNDO, muy a su pesar, pero guerrero práctico, les dijo a los presentes que tomaran su palabra muy en serio porque se trataba de su ciudad y su familia: su propuesta fue la de esperar, porque las ingentes tropas de SALADINO con sus caballos no aguantarían mucho sin agua ni pastura y él luego pagaría los rescates de su familia. Como GERARD DE RIDEFORT estaba en antagonismo franco con todo lo que estuviera relacionado con el conde RAIMUNDO, le acusó de cobardía y de no pelear por una mujer cristiana que estaba siendo atacada por infieles, actitud que fue secundada por muchos. Ya tomada la decisión que sí iba a haber enfrentamiento campal, el PATRIARCA HERACLIO DE CESAREA propuso llevar la reliquia más importante del mundo cristiano, que era un fragmento de la cruz, donde fue crucificado Jesucristo.

Las tropas salieron en la mañana del 4 de julio y hacia el mediodía hombres y caballos empezaron a ser víctimas del intenso calor y la sed. RAIMUNDO insistió en que llegaran hasta TIBERÍADES, para que tropas y caballos se recuperaran. Durante la noche las tropas de soldados deshidratados por el intenso calor, fueron rodeadas y hostigadas a respirar humo por fogatas encendidas por los islámicos. En la mañana, las tropas del ejército cristiano se dieron cuenta de su desventaja, el conde RAIMUNDO quien comandaba la vanguardia y con algunos que le acompañaron, hizo una embestida contra los islámicos y los dejaron pasar pero el implacable cerco se volvió a cerrar.

Los caballos de los europeos cargaron una y otra vez, sin poder tomar agua, los soldados fueron cayendo y finalmente, hubo una larga fila de monjes guerreros quienes eran exhortados a renegar de su fe o morir, y al permanecer orgullosos, fueron inexorablemente decapitados. Las espadas consagradas de los otrora orgullosos monjes guerreros con su insignia ETAMSIAT OCCIDERET ME IN IPSO ILLO ESPERATO - AUNQUE CON ELLA ME MATE, EN ÉL SIGO ESPERANDO- fueron partidas al medio y su martirio al ser decapitados fue la antesala de la pérdida de los santos lugares. El resultado del enfrentamiento en los CUERNOS DE HATTIN fue la eliminación de las órdenes guerreras en tierra santa y el inicio de la expulsión de los europeos.

0 comentarios: