miércoles, 26 de julio de 2017

MAIMÓ EL ENEMIGO DEL ÁNGEL DE LA GUARDA

MAIMÓ es uno de los demonios más escurridizos del infierno. Pocos grimorios y libros prohibidos de la Edad Media dan cuenta de sus correrías. Se dice que es un hábil manipulador y un verdadero experto en el arte de la negociación, sobre todo de tipo comercial.

En este contexto, el exquisito talento de MAIMÓ lo ha llevado a patrocinar distintas entidades bancarias que, como él mismo, son proverbialmente conocidas por obtener más de lo que dan. Administrador prudente y acumulador obsesivo de las prebendas que atesora, MAIMÓ se ha ganado una fama nefasta entre los demonólogos tradicionales, quienes lo identifican con la urraca.

Según estas mismas fuentes, MAIMÓ disfruta principalmente desviar a los seres humanos de la senda de la solidaridad y la hermandad. Tal vez por eso se lo considera como el enemigo por excelencia del ángel de la guarda.

EL LIBRO DE ENOC

ENOC fue un hombre de notable santidad que disfrutó de íntima comunión con Dios (Gn. 5-22, 24: por la expresión "caminó con Dios", Gn. 6-9; Mi. 6-8; Mal. 2-6). Como Elías (2 R. 2-11), fue recibido en la presencia de Dios sin que viera la muerte. Es probable que el lenguaje de Sal. 49-15; 73-24 refleje la historia de ENOC. En ese caso el ejemplo de la asunción de ENOC tuvo que ver con el origen de la esperanza judaica relacionada con la vida junto a Dios después de la muerte. En el Nuevo Testamento, He. 11-5 atribuye la asunción de ENOC a su fe; la expresión "haber agradado a Dios" es la traducción en la LXX de "camino con Dios" (Gn. 5.24). Judas 14 cita una profecía atribuida a ENOC en 1 ENOC 1-9. En el período inter testamentario ENOC se convirtió en figura popular: véase Ecl. 44-16; 49, 14-16. Probablemente la leyenda de ENOC se elaboró en la diáspora babilónica por oposición a los sabios antediluvianos de las leyendas mesopotámicas. Así se convirtió en el iniciador del arte de escribir y el primer sabio, que recibió revelaciones celestiales de los secretos del universo y las transmitió por escrito a las generaciones posteriores.

En la tradición primitiva ocupa lugar prominente su sabiduría científica, adquirida en viajes a través de los cielos con guías angelicales. Dicha sabiduría incluía información astronómica, cosmográfica, y meteorológica, como también el calendario solar de Qumrán. Era también el profeta de Dios enviado a oponerse a los ángeles caídos. La tradición posterior (siglo II a.C.) recalca su enseñanza ética, y especialmente sus revelaciones apocalípticas del curso de la historia del mundo hasta el último juicio. En las Similitudes (1 Enoc 37-71) se lo identifica con el Hijo del hombre mesiánico (71, 14-17), y algunas tradiciones judaicas posteriores lo identificaban con la figura casi divina de Metatrón. Escritos apocalípticos cristianos primitivos frecuentemente predicen su regreso a la tierra con Elías antes del fin. El texto completo existe únicamente en etíope, pero hay secciones en griego, y se dispone de fragmentos importantes del original arameo entre los materiales de Qumrán. ENOC comprende cinco libros: EL LIBRO DE LOS VIGÍAS (1–36), LAS SIMILITUDES (37–71), EL LIBRO ASTRONÓMICO (72–82), EL LIBRO DE LOS SUEÑOS (83–90) y LA EPÍSTOLA DE ENOC (91–105). Los manuscritos de Qumrán incluyen fragmentos de todos estos excepto de LAS SIMILITUDES, y en consecuencia generalmente ya no se fechan antes del siglo I d.C. También de Qumrán proceden fragmentos de un LIBRO DE GIGANTES, anteriormente prácticamente desconocido, que probablemente constituía el quinto LIBRO DEL PENTATEUCO de ENOC, el que posteriormente fue sustituido por LAS SIMILITUDES.

Los manuscritos de Qumrán contribuyen a aclarar las fechas de estos libros. Las secciones más antiguas son el LIBRO ASTRONÓMICO y 6–19: estos datan de una fecha no posterior al comienzo del siglo II a.C. y pueden pertenecer al siglo V. EL LIBRO DE LOS VIGÍAS (que incluye 6–19) no puede ser posterior a mediados del siglo I y probablemente pertenece a mediados del siglo III a.C. EL LIBRO DE LOS SUEÑOS corresponde al 165 ó 164 a.C. LA EPÍSTOLA DE ENOC y EL LIBRO DE GIGANTES pueden datar de fines del siglo II a.C. Otras obras con el nombre de ENOC pertenecen a la era cristiana. LAS SIMILITUDES (1 Enoc 37–71) (importante porque quizá ilustra el trasfondo del uso de "HIJO DEL HOMBRE" en los evangelios) parecería ser una obra judía, aun cuando algunos piensan que puede ser de origen cristiano.

POR QUÉ PASAR POR DEBAJO DE UNA ESCALERA ES DE MALA SUERTE

Seguramente en más de una ocasión les habrán advertido que pasar por debajo de una escalera es de mala suerte pero, ¿saben por qué o dónde se origina esta creencia? Existen dos posibles orígenes para esta vieja y muy arraigada superstición, una la encontramos en los antiguos egipcios y la otra está relacionada con el cristianismo. Pasar por debajo de una escalera: Antiguo Egipto: contrario a lo que se piensa, en el antiguo Egipto las escaleras eran consideradas de buena suerte, de hecho, según el mito, HORUS ayudó a OSIRIS a escapar de la oscuridad en la que Set la tenía presa utilizando una escalera. Es por esta razón que en las tumbas de los egipcios estaban adornadas con dibujos de escaleras para desear buena suerte a los muertos.

Sin embargo, hay un dato curioso, las tumbas de los faraones eran consideradas sagradas, así que si alguna persona de las castas bajas se atrevía a pasar a través de una entrada triangular, era considerado como un desafío al espacio sagrado. Quizá por ello se comenzó a relacionar las escaleras dibujadas en las tumbas de los faraones como símbolo de mala suerte para aquél que se atreviera a pasar por ellas, en especial los pobladores de las castas bajas, aunque en nada de esto hay certeza.

Pasar por debajo de una escalera: Cristianismo: antes de continuar explorando los orígenes de esta superstición, es importante aclarar que una escalera recargada en una pared forma un triángulo y para el cristianismo el triángulo es la figura con la que se ha simbolizado a la Trinidad, es decir, al espíritu santo, al padre y al hijo. Cuando Jesús murió crucificado, utilizaron una escalera para bajarlo, al recargarla en la cruz se formó un triángulo. Así que dicha escalera fue como un símbolo de traición y muerte a la trinidad.

Con el paso del tiempo la escalera recargada en una pared comenzó a ser vista como un símbolo de mala suerte. De hecho, en el siglo XVII en Inglaterra y en Francia, todos los condenados a muerte eran obligados a pasar por debajo de la escalera que los conduciría al cadalso, mientras que el verdugo (a quien se le conocía también como el novio de la escalera) la rodeaba y si tenía que subir o bajar de ella escupía varias veces como forma de rechazar las maldiciones del condenado.

Y así es como esta creencia ha llegado hasta nuestros días, por ello actualmente es común ver que muchas personas cuando encuentran una escalera recargada en una pared prefieren rodearla a pasar por debajo de ella, pues aún sin saber cuándo o dónde se origina esta superstición, aseguran que esto les traerá mala suerte.

Fuente:

LA ISLA DEL DIABLO

La pieza de MONSIEUR BACHIR, en el HOSPITAL DE SAINT-LAURENT DU MARONI, tenía vista al río. Con un par de almohadas en la espalda, el anciano podía contemplar cómo las largas piraguas iban rumbo a Albina, en la ribera que ya es Surinam, o venían a SAINT-LAURENT, de regreso a la GUAYANA FRANCESA. El cruce de la frontera es un asunto común a orillas del MARONI, tan normal como que intenten cobrarte 200 francos por cruzar hasta Albina cuando en realidad son cincuenta, pero el fenómeno parecía gustarle a BACHIR, que pedía puntualmente sus dos almohadas con el desayuno, a eso de las 7 de la mañana, y no las abandonaba hasta que la falta de luz y los mosquitos obligaban a Claude, el enfermero rastafari, a ser un poco rudo con el viejo.

MOHAMMED BACHIR era el último sobreviviente de la colonia penal que por un siglo y medio mantuvo el gobierno francés en la Guayana. Fue uno más de los 70 mil transportados que Francia envió al bagne, (presidio, en francés) y que identificó a esta Guayana por muchos años. Y fue uno de los pocos bagnards que sobrevivió a las enfermedades tropicales y al trato infrahumano que fue la norma en ese salvaje pedazo de América del Sur. BACHIR llegó a SAINT-LAURENT en el convoy de 1924, junto a otros dos mil presos, para cumplir una condena de veinte años por algo que él siempre llamó una disputa familiar. Lo más probable es que esa disputa haya terminado con la muerte de alguien, pero eso es algo que MONSIEUR BACHIR jamás le comentó a nadie. Los bagnards nunca hablaban de las razones que los habían llevado a la Guayana.

Al completar su condena, en 1944, BACHIR se instaló con un pequeño comercio en SAINT-LAURENT. Tenía que permanecer veinte años más en la Guayana antes de volver a Francia. Dos años después, el gobierno francés cerró el presidio y trasladó a unos dos mil transportados de regreso a la metrópoli. Cuando ya no pudo ir por sí solo hasta la ribera, para ser parte del modesto intercambio comercial entre Albina y SAINT-LAURENT que todavía tiene lugar junto al muelle, se instaló en el hospital y debió conformarse con mirar el paso de las piraguas. Murió a los 98 años. La Revolución Francesa le dio sus primeros huéspedes a la colonia penal de la Guayana, en 1798. Eran 331 presos políticos, entre los que se contaba un buen número de sacerdotes que se había opuesto al nuevo orden.

La mayor parte de los deportados fue destinada a un campamento en las orillas del río Counamarna; los que eran considerados más peligrosos fueron trasladados a unas islas a diez kilómetros de la costa. En los mapas antiguos, ese archipiélago era conocido como Islas del Triángulo, por la disposición geográfica de sus componentes. Pero en 1763 una epidemia que había matado a diez mil personas en la Guayana llevó a los pocos colonos que quedaban a buscar refugio en ellas. Entonces pasaron a llamarse ILES DU SALUT (Islas de la Salvación). Son tres: LA REAL, LA SAN JOSÉ y LA DEL DIABLO.

El posterior uso que se les dio, el fuerte oleaje que las azota y la imposibilidad de escaparse de ellas llevaron a que este último nombre persistiera en el tiempo y en la memoria, aunque hasta ahora los mapas las consignan como de la Salvación. Una paradoja si se considera que el ochenta por ciento de los presos enviados hasta las islas jamás salió de ellas. Ni siquiera muertos, pues era costumbre tirar los cadáveres al mar, algo que hizo crecer la población de tiburones que rodeaba el archipiélago. Las ISLAS DE LA SALVACIÓN recibieron su primer convoy oficial, con 304 reclusos, en mayo de 1852.

A la ISLA DEL DIABLO fue deportado ALFRED DREYFUS, el oficial del ejército francés acusado injustamente de entregar secretos militares a Alemania. DREYFUS vivió en la ISLA DEL DIABLO entre 1895 y 1899. La casa que ocupó todavía está en pie y en un extremo de la isla hay un escaño -donde se supone el infortunado oficial pasaba el tiempo-que se conoce como el BANCO DE DREYFUS. Los prisioneros eran distribuidos por toda la Guayana Francesa. Los convoyes llegaban a SAINT-LAURENT DU MARONI, poblado donde había una especie de cárcel matriz, y desde ahí eran repartidos de acuerdo con sus delitos y peligrosidad.

Gran parte de los caminos que actualmente existen en la isla fueron construidos por los reclusos. También había carpinteros, panaderos, artesanos y, a partir de 1933, un aprendiz de electricista, de 25 años, acusado injustamente de asesinato; un tipo con una mariposa azul tatuada en el torso y cuyo único delito era estar ligado al ambiente del actual parisiense y haber estado en el momento y lugar equivocados. HENRI CHARRIÉRE se llamaba, aunque era más conocido como PAPILLON (mariposa, en francés).

LOS LAPONES

Los LAPONES habitan desde hace más de dos mil años en el norte de lo que hoy son los estados de Noruega, Suecia, Finlandia y la península de KOLLA en Rusia. En la actualidad hay alrededor de 80.000 samis, 50.000 en Noruega, 20.000 en Suecia, 10.000 en Finlandia y 2.000 en Rusia. En cualquier caso resulta difícil hablar de números exactos ya que no existe un censo preciso. El pueblo sami, popularmente conocido como pueblo LAPÓN, es una minoría étnica y el único pueblo europeo en ser reconocido como pueblo indígena por un estado nacional (el noruego). Los 100.000 sami habitan el norte de la península escandinava, y como en todos los lugares del mundo, han sufrido la represión de los pueblos mayoritarios que inmigraron a sus tierras mucho después de que éstos las habitaran. Sufrieron la represión cultural, religiosa y hasta los tests atómicos de los soviéticos.

Fueron explotados desde tiempos inmemoriales lo cual ha condicionado su unidad y consistencia hasta el punto de haber estado por desaparecer como tales varias veces a lo largo de la historia. Aparentemente las primeras fuentes que citan la existencia de lapones se remontan a Roma a la Germania de Tácito que los conocía como FENNI. El primero en llamarles lapones fue el monje danés SAXO GRAMATICUS en el siglo XIII, que fue cuando comenzó la confusión con los finlandeses. Su historia se remonta a muchos miles de años antes de que se formaran los actuales estados nórdicos de Europa y Rusia. Su falta de agresividad, dispersión territorial, escaso numero, falta de unidad, los torno pasibles de sufrir imposiciones financieras fiscales, totalmente injustas por parte de coronas de los reinos a quienes debían abonarlas a riesgo de sufrir persecución, siendo mas que imposible enfrentar a los ejércitos del monarca de turno.

Es que en un primer momento hubo intercambios comerciales de pieles, carne de ballena, focas, pescados y renos. Y esto fue lo que permitió el descubrimiento de la riqueza existente en Laponia por lo que fueron constantemente invadidos sea por lo que seria Noruega, Suecia, Finlandia, Rusia, ¿Para que comerciar si se podía invadir? Por otro lado uno de los grandes problemas del pueblo sami ha sido su carácter nómada y su concepto de la propiedad. Para ellos la tierra es de todos y no se plantearon ir a ningún registro de la propiedad para reclamar los derechos sobre los terrenos donde pastaban sus renos. Luego llegaron los noruegos, finieses, rusos y suecos sedentarios, con sus títulos de propiedad y las cosas se complicaron. Los fueron arrinconando allá en el norte, donde casi nadie quería vivir.

Siempre obviamente chocaron con las mayorías escandinavas lo que los llevo a practicar una suerte de semi-nomadismo con desplazamientos de la costa en verano a los fiordos en invierno en un intento de hallar las maderas para su incipiente industria astillera abandonando los renos salvajes por los domesticados. Ahí comienzan a construir barcos basándose en las técnicas de los noruegos de siglos atrás. Pero las continuas invasiones de los colonos noruegos afectan su hábitat con las “nuevas” técnicas de caza lo cual destruía las grandes manadas de renos que era su principal fuente de supervivencia. En lo relativo a su identidad esta basada en lengua que pertenece al tronco ugro-finés y urálico, o sea, que no es indoeuropea y comparte el mismo origen que el finés, estonio y el húngaro.

Los arqueólogos han hallado evidencia del poblamiento de las costas árticas escandinavas desde hace 11.000 años hasta hace 6.000 años por un pueblo que vivía de la pesca y la caza de renos salvajes. También han encontrado cerámicas de los antepasados de los LAPONES que datan de hace 3.500 años. Actualmente se considera a los lapones como la población aborigen de Escandinavia y reivindican sus derechos como pueblo indígena. Es importante comprender el grado de marginación al que fue y es sometido el pueblo LAPÓN desde las leyes prohibiendo matrimonios “mixtos”, la transferencia de la tierra tan solo a quienes hablaran noruego. La castración del idioma LAPÓN además de la prohibición de su enseñanza en las escuelas. Frente a esa voraz absorción sociocultural por parte de este sistema socio-económico-cultural es que no resulta difícil realizar la única analogía posible consistente en que en la actualidad esto nos ha abarcado a todos los habitantes de esta nuestra única nave espacial llamada “tierra”.

LA BATALLA DE CURUPAYTÍ

El 22 de septiembre de 1866, BARTOLOMÉ MITRE, general en jefe de la Triple Alianza, ordenó el asalto a la formidable posición fortificada enemiga de CURUPAYTÍ con 9.000 soldados argentinos y 8.000 brasileños, la flor y nata del ejército, el apoyo del cañoneo de la escuadra imperial y la cooperación de las fuerzas orientales de VENANCIO FLORES. De toda la guerra del Paraguay ésta es la primera batalla planeada por MITRE y también la primera (y única) dirigida directamente por él. Necesitado de un triunfo para levantar su alicaído prestigio militar (prestigio imaginativo y literario) MITRE decidió tomar CURUPAYTY, pero una vez más demostraría su impericia militar.

Estudioso de las “estrategias europeas”, MITRE decidió entonces una estrategia inobjetable, un ataque frontal a bayoneta con los 17.000 hombres, y luego simular una retirada para que el enemigo salga en persecución, para más tarde dar media vuelta y batirlos fuera de la fortaleza. Lo que no tuvo en cuenta MITRE, era, en primer lugar, el terreno fangoso tras tres días de lluvia que separaba su posición del enemigo, y en segundo lugar, que los paraguayos se manejaban por instinto (o tal vez hayan leído los mismos libros de estrategia), porque en vez de salir a perseguir a los atacantes, se quedaron mirando como estos desandaban el pantano con gran esfuerzo.

El ejército de MITRE tuvo que recorrer por tercera vez el pantano lleno de cadáveres de su propio ejército, para desalojar la “fortificación”, lo que terminó en una tragedia: murieron 10.000 argentinos y brasileros y 92 paraguayos. El ataque al frente terrestre de CURUPAYTÍ se iniciaría con un bombardeo de la escuadra de modo de inutilizar sus defensas y ahuyentar las fuerzas de la trinchera. Después seguiría el ataque de las fuerzas de tierra. El ataque estaba previsto para la madrugada del día 17 de setiembre de 1866, pero se postergó por el mal tiempo reinante. Se realizó recién el día 22, a las siete de la mañana, la escuadra brasileña se movió para tomar la posición dispuesta por el ALMIRANTE TAMANDARÉ a fin de iniciar el bombardeo.

Entre los navíos había cuatro nuevos acorazados a vapor. El fuego de la escuadra se prolongó hasta el mediodía sin resultados apreciables. Las cubiertas del terreno impedían a los artilleros efectuar correctamente sus tiros. El duelo de artillería duró cuatro horas y los paraguayos contestaban al fuego de la escuadra logrando mantener a los buques alejados de las fortificaciones. El heroísmo y sacrificio de las tropas aliadas, no fue suficiente para vencer ni la “línea de abatíes” ni “la impericia de Mitre”. El propio general en jefe lo admite en sus partes:

“En esas circunstancias, habiéndonos puesto de acuerdo con el barón de Porto Alegre, y viendo que no era posible forzar ventajosamente la línea de abatíes, para llevar el asalto general sino comprometiendo nuestras últimas reservas y que una vez dominada la trinchera no se obtendrían los frutos de tal actora parcial desde que no se conservasen tropas suficientes para penetrar en orden el interior de las líneas y hacer frente allí a las reservas del enemigo, acordamos mandar replegar simultáneamente y en orden las columnas comprometidas en el ataque”

MITRE, embriagado de heroísmo, ordenaba avanzar, avanzar siempre, hasta que el MARQUÉS DE SOUZA, respetuosa pero firmemente le advirtió que aquello iba a ser la derrota “mais grave de esta guerra”, y que seguir el heroico ataque, morirían todos los atacantes sin llegar a las trincheras paraguayas. Por fin se dio el toque de retirada, esta se efectuó a las 17 horas, el ejército aliado estaba de regreso en Curuzú, cuando los paraguayos salieron entonces de sus trincheras para recoger el botín abandonado por el asaltante, desnudar a los muertos y ultimar a los heridos graves.

En la crónica que hace el paraguayo GENERAL RESQUÍN afirma que “cuando las fuerzas del ejército aliado se retiraron en completa derrota, dejaron en el campo de más de ocho mil cadáveres e innumerables heridos, sin contar los que pudieron recoger” En la sangrienta BATALLA DE CURUPAYTÍ el impacto de un casco de granada le destrozó la mano derecha a un ciudadano argentino alistado hacía unos meses como voluntario. Evacuado a Corrientes, la amenaza de la gangrena obligó a amputarle el brazo por encima del codo. Se trataba de un joven dibujante y cronista de 26 años, teniente segundo del ejército, que se llamaba CÁNDIDO LÓPEZ. Menos de un año después cumplió su promesa de enviarle al médico que le amputó el brazo un óleo suyo fruto de una prodigiosa reeducación de su mano izquierda. El sería, a través de sus cuadros, el documentalista histórico de la GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA.

ARGENTINA LA AGENDA DEL PAPA Y LAS OTRAS AGENDAS

El Papa tiene una agenda. Pero, en Argentina, no la comprenden. No la saben o no la quieren entender. La historia de Cristo se repite. “Nadie es profeta en su tierra”, reza el pasaje bíblico. “Parece que al igual que a Jesús, muchos pretenden cambiar, imponer, recomendar al Papa argentino otras agendas”, constató un editorial del diario L’Osservatore Romano en el más reciente número de su edición en ese país. Una toma de postura neta, mientras la prensa argentina sigue debatiendo hasta el infinito las razones por las cuales Francisco no visitó aún su tierra natal. “Con diversidad de intenciones le sugieren cambiar los destinatarios de sus cartas y gestos, los que debe o no recibir en audiencias, las líneas teológicas más apropiadas y ‘políticamente correctas’ y hasta su agenda de viajes apostólicos”, indicó el artículo, en el número del sábado 15 de julio 2017,  que se distribuye en la Argentina, con el diario Perfil.

“Si se utilizara más tiempo en leer sus escritos, entender su mensaje, interpretar el contenido profundo de sus gestos y especialmente su lugar en la historia contemporánea y en el kairós de la Iglesia, probablemente reflexionaríamos más antes de pretender cambiar o luchar con su agenda”, agregó el texto de su director editorial, Marcelo Figueroa, hombre de extrema confianza del Papa.

Basado en las escrituras (desde el evangelio de Lucas), que conoce a profundidad, Figueroa trazó un paralelismo entre el contexto al cual se enfrentó Jesús y el debate público argentino. Con resultados sorprendentes. Así, algunas de sus frases resultaron sugerentes. A Cristo “intentaron forzarle a hacer declaraciones a favor” de ciertas ideologías, buscaron reclutaron en “planes revolucionarios” e intentaron que abandonara su vocación y destino. Además, cuando la agenda del Mesías perjudicó intereses de poder la enfrentaron “con burdas calumnias, operaciones de desprestigio y campañas que pretendían pronosticar su fracaso ministerial”.

“Desde sus primeros pasos como obispo de Roma y aún antes, en su conocido mensaje durante el Cónclave, el Papa BERGOGLIO dejó bien clara su agenda. Los pobres, los marginados, los excluidos, la misericordia, la evangelización en el amor, los encarcelados, las víctimas de todo tipo de esclavitudes modernas, y muchas otras que están presentes en sus gestos, discursos y en la geopolítica espiritual de sus viajes apostólicos”, agregó.

El editorial precisó que el pontífice no piensa cambiar su agenda, ni perderá el rumbo sólo por las críticas recibidas. Una premisa que se aplica a la Argentina, pero también a otras latitudes. Es, quizás, el destino manifiesto de BERGOGLIO. Un Papa reformador, un Papa profeta. Este perfil lo hace un líder atractivo, a nivel popular, pero también sumamente incómodo para ciertos sectores del poder establecido. Sólo desde esta dicotomía podrían comprenderse sea los altos niveles de aceptación que aún mantiene en las encuestas, sea la obstinada mala prensa que le dedican.

En los medios de comunicación argentinos las noticias sobre el líder católico se alternan entre los detalles anecdóticos (y gestos de ocasión), los “escándalos” o la “lucha de poder” en el Vaticano”, las audiencias (a quién recibe, a quién no) y la eterna pregunta: ¿Por qué el Papa no ha realizado aún una visita apostólica a su país? Escasísimo espacio suele dedicarse a su mensaje, a su predicación o sus opciones espirituales. Salvo honrosas excepciones. De esta aproximación superficial emerge una imagen de un Francisco político, calculador, cuanto menos “avalador” de ciertos proyectos y ciertas iniciativas. Pero resulta una fisionomía enana y extemporánea.

De ahí, quizás, la compulsión por indicarle al Papa cuál debería ser su agenda. A cuáles personajes debería llamar, qué mensajes debería dar. Pero el ministerio de BERGOGLIO es mucho más vasto y multifacético, no resulta simple ni simplista. Aunque su mensaje sea eficaz, llano y comprensible.

El editorial de “L’Osservatore Romano” se publicó tras una semana de nuevas especulaciones sobre una posible visita apostólica a Argentina en 2018. Esto, luego de una nota publicada por el diario La Nación en la cual se abrió la puerta a esa eventualidad. En rigor, el texto del periodista Joaquín Morales Solá no ofreció datos absolutamente nuevos. Pero sí transmitió algunos criterios válidos. A saber: “El Papa tiene el deseo de viajar a la Argentina, pero quiere encontrar el mejor momento para hacerlo”. El mejor momento político sí, pero, sobre todo, el mejor momento social.

Al respecto, Francisco puso una condición: Su visita tendrá lugar cuando “ceda la conflictividad”. O, dicho de otra manera, “cuando sienta que su visita será motivo de unión y no de división”. Como lo ha repetido, una y otra vez, un hombre cercano al pontífice: el legislador Gustavo Vera, referente de la organización La Alameda. Un mensaje dirigido no sólo al gobierno del presidente Mauricio Macri, sino a todos los sectores sociales. Así vista, la condición no debería ser entendida como una crítica implícita a nadie en particular. Es, más bien, una invitación a reflexionar, todos, sobre los tiempos que corren en la Argentina.

Por lo pronto, fuentes del gobierno argentino confirmaron al Vatican Insider que existe una voluntad manifiesta por recibir al Papa en el momento en que él lo decida. La anunciada visita a Chile y Perú en enero fue tomada como una desilusión en el vecino país. Aunque, siendo objetivos, esa gira no excluye la posibilidad del periplo papal argentino. Eso sí, considerando las fechas, resultaría extraño -aunque no imposible- que se repita una visita sudamericana a distancia de pocos meses. Más factible sería pensar en la segunda parte del año.

Más allá de las especulaciones, por ahora no existe confirmación oficial. El ansiado viaje a Argentina permanece, entonces, como una enorme interrogante. Hasta ahora la oficina de las visitas apostólicas del Vaticano no tiene entre sus tareas trabajar sobre ese recorrido. Todo se mantiene como hace algunos meses atrás: “Ni siquiera está en estudio”. Pero ese estatus puede cambiar de un momento a otro. Y eso, según los interlocutores habituales del Papa, depende más bien de los argentinos.

Fuente:
Andrés Beltramo Álvarez

miércoles, 19 de julio de 2017

¿QUÉ NOS ENSEÑA LA BIBLIA ACERCA DE LA REENCARNACIÓN?-Segunda Parte

Según esta novedosa creencia, al morir una persona, recupera la vida inmediatamente. Pero no en la tierra, sino en otra dimensión llamada “la eternidad”. Y comienza a vivir una vida distinta, sin límites de tiempo ni espacio. Una vida que ya no puede morir más. Es la denominada Vida Eterna. Esta enseñanza aparece por primera vez, en la Biblia, en el libro de Daniel. Allí, un ángel le revela este gran secreto: “La multitud de los que duermen en la tumba se despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la vergüenza y el horror eterno” (12,2). Por lo tanto, queda claro que el paso que sigue inmediatamente a la muerte es la Vida Eterna, la cual será dichosa para los buenos y dolorosa para los pecadores. Pero será eterna. La segunda vez que la encontramos, es en un relato en el que el rey Antíoco IV de Siria tortura a siete hermanos judíos para obligarlos a abandonar su fe. Mientras moría el segundo, dijo al rey: “Tú nos privas de la vida presente, pero el Rey del mundo a nosotros nos resucitará a una vida eterna” (2 Mac 7,9). Y al morir el séptimo exclamó: “Mis hermanos, después de haber soportado una corta pena, gozan ahora de la vida eterna” (2 Mac 7,36).

Para el Antiguo Testamento, resulta imposible volver a la vida terrena después de morir. Por más breve y dolorosa que haya sido la existencia humana, luego de la muerte comienza la resurrección. Jesucristo, con su autoridad de Hijo de Dios, confirmó oficialmente esta doctrina. Con la parábola del rico Epulón (Lc 16,19.31), contó cómo al morir un pobre mendigo llamado Lázaro los ángeles lo llevaron inmediatamente al cielo. Por aquellos días murió también un hombre rico e insensible, y fue llevado al infierno para ser atormentado por el fuego de las llamas. No dijo Jesús que a este hombre rico le correspondiera reencarnarse para purgar sus numerosos pecados en la tierra. Al contrario, la parábola explica que por haber utilizado injustamente los muchos bienes que había recibido en la tierra, debía “ahora” (es decir, en el más allá, en la vida eterna, y no en la tierra) pagar sus culpas (v.25). El rico, desesperado, suplica que le permitan a Lázaro volver a la tierra (o sea, que se reencarne) porque tiene cinco hermanos tan pecadores como él, a fin de advertirles lo que les espera si no cambian de vida (v.27.28). Pero le contestan que no es posible, porque entre este mundo y el otro hay un abismo que nadie puede atravesar (v.26).

La angustia del rico condenado le viene, justamente, al confirmar que sus hermanos también tienen una sola vida para vivir, una única posibilidad, una única oportunidad para darle sentido a la existencia. Cuando Jesús moría en la cruz, cuenta el Evangelio que uno de los ladrones crucificado a su lado le pidió: “Jesús, acuérdate de mí cuando vayas a tu reino”. Si Jesús hubiera admitido la posibilidad de la reencarnación, tendría que haberle dicho: “Ten paciencia, tus crímenes son muchos; debes pasar por varias reencarnaciones hasta purificarte completamente”. Pero su respuesta fue: “Te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23,43). Si “hoy” iba a estar en el Paraíso, es porque nunca más podía volver a nacer en este mundo. Pablo también rechaza la reencarnación. En efecto, al escribir a los filipenses les dice: “Me siento apremiado por los dos lados. Por una parte, quisiera morir para estar ya con Cristo. Pero por otra, es más necesario para ustedes que yo me quede aún en este mundo” (1,23.24).

Y explicando a los corintios lo que sucede el día de nuestra muerte, les dice: “En la resurrección de los muertos, se entierra un cuerpo corruptible y resucita uno incorruptible, se entierra un cuerpo humillado y resucita uno glorioso, se entierra un cuerpo débil y resucita uno fuerte, se entierra un cuerpo material y resucita uno espiritual” (1 Cor 15,42.44). ¿Puede, entonces, un cristiano creer en la reencarnación? Queda claro que no. La idea de tomar otro cuerpo y regresar a la tierra después de la muerte es absolutamente incompatible con las enseñanzas de la Biblia. La afirmación bíblica más contundente y lapidaria de que la reencarnación es insostenible, la trae la carta a los Hebreos: “Está establecido que los hombres mueren una sola vez, y después viene el juicio” (9,27). Pero no sólo las Sagradas Escrituras impiden creer en la reencarnación, sino también el sentido común. En efecto, que ella explique las simpatías y antipatías entre las personas, los desentendimientos de los matrimonios, las desigualdades en la inteligencia de la gente, o las muertes precoces, ya no es aceptado seriamente por nadie. La moderna sicología ha ayudado a aclarar, de manera científica y concluyente, el porqué de éstas y otras manifestaciones extrañas de la personalidad humana, sin imponer a nadie la creencia en la reencarnación.

La reencarnación, por lo tanto, es una doctrina estéril, incompatible con la fe cristiana, propia de una mentalidad primitiva, destructora de la esperanza en la otra vida, inútil para dar respuestas a los enigmas de la vida, y lo que es peor, peligrosa por ser una invitación a la irresponsabilidad. En efecto, si uno cree que va a tener varias vidas más, además de ésta, no se hará mucho problema sobre la vida presente, ni pondrá gran empeño en lo que hace, ni le importará demasiado su obrar. Total, siempre pensará que le aguardan otras reencarnaciones para mejorar la desidia de ésta. Pero si uno sabe que el milagro de existir no se repetirá, que tiene sólo esta vida para cumplir sus sueños, sólo estos años para realizarse, sólo estos días y estas noches para ser feliz con las personas que ama, entonces se cuidará muy bien de maltratar el tiempo, de perderlo en trivialidades, de desperdiciar las oportunidades. Vivirá cada minuto con intensidad, pondrá lo mejor de sí en cada encuentro, y no permitirá que se le escape ninguna coyuntura que la vida le ofrezca. Sabe que no retornarán.

Ariel Álvarez Valdés
Biblista

EL POEMA DE GILGAMESH

Hace más de cinco mil años, un rey llamado GILGAMESH gobernó la ciudad mesopotámica de Uruk. Pronto se convirtió en héroe y dios, y sus gestas lo hicieron protagonista de la primera epopeya de la historia, centrada en su desesperada búsqueda de la inmortalidad. En ella aparece, por primera vez, el tema del diluvio universal:

“Aquel que todo lo ha visto, que ha experimentado todas las emociones, del júbilo a la desesperación, ha recibido la merced de ver dentro del gran misterio, de los lugares secretos, de los días primeros antes del Diluvio. Ha viajado a los confines del mundo y ha regresado, exhausto pero entero. Ha grabado sus hazañas en estelas de piedra, ha vuelto a erigir el sagrado templo de Eanna y las gruesas murallas de Uruk, ciudad con la que ninguna otra puede compararse” 

El escriba SIN-LEQI-UNNINI («DIOS SIN, ACEPTA MI PLEGARIA») acaba de trazar estas palabras en lengua acadia sobre una tablilla de barro fresco. Ahora cierra los ojos, como para ver mejor la espléndida Uruk y a ese poderoso héroe que ha viajado hasta los lugares más remotos y cuyas aventuras se dispone a narrar. SIN-LEQI-UNNINI evoca las portentosas murallas de la ciudad y, dirigiéndose al lector, se aplica otra vez a escribir:

“Mira cómo sus baluartes brillan como cobre al sol. Busca su piedra angular y, debajo de ella, el cofre de cobre que indica su nombre. Ábrelo. Levanta su tapa. Saca de él la tablilla de lapislázuli. Lee cómo GILGAMESH todo lo sufrió y todo lo superó”

Así empieza la primera epopeya de la historia: el POEMA DE GILGAMESH. SIN-LEQI-UNNINI quizás escribe hacia 1400 a.C. Pero no es el creador de la obra, aunque su mano le da forma definitiva. El relato que pone por escrito se hunde en la noche de los tiempos, más de mil años atrás. Hace aproximadamente unos seis milenios, en lo que hoy es Irak, se extendía la fértil llanura mesopotámica, atravesada por los ríos Éufrates y Tigris. En el sur de esa llanura, en el país de Sumer, se levantaba la imponente Uruk (la actual Warka), cuna de su todopoderoso rey GILGAMESH.

Por sus hechos y su fama, este personaje pasó muy pronto a la categoría de mito, convertido en protagonista de un ciclo de poemas sumerios que cristalizaron en la magna composición que lleva su nombre. Sabemos que hacia 2700 a.C. existió un personaje, llamado BILGAMES -luego escrito GILGAMESH-, que los más antiguos textos en escritura cuneiforme sitúan en Kullab, un barrio de Uruk, en calidad de sacerdote-rey. GILGAMESH también aparece en un famoso documento, LA LISTA REAL SUMERIA (redactada hacia 1950 a.C.), que atribuye la fundación de esta ciudad, emplazada en la orilla izquierda del Éufrates, al rey ENMERKAR.

De acuerdo con la Lista, GILGAMESH perteneció a la dinastía I de Uruk: fue su quinto soberano, reinó 126 años y le sucedió su hijo UR-LUGAL. A GILGAMESH se le atribuía la construcción de las poderosas murallas de la ciudad, según menciona una inscripción del rey ANAM DE URUK, datada hacia 1825 a.C., y según recuerda también el Poema. Dichas murallas eran de estructura doble: una exterior, de la que tan sólo restan trazas en el suelo, y otra interior, de unos 9,5 kilómetros de longitud y cinco metros de espesor, reforzada con más de 900 torres semicirculares. SIN-LEQI-UNNINI organizó el Poema en once cantos o tablillas. El núcleo sentimental de la obra poética, se encuentra en el duelo de GILGAMESH tras la muerte de su amigo.

Los críticos consideran que es la primera obra literaria que hace énfasis en la mortalidad humana frente a la inmortalidad de los dioses. El poema incluye una versión del mito mesopotámico del diluvio. Al comienzo del Poema, GILGAMESH es un rey tiránico, cuyos súbditos se quejan a los dioses, cansados de su lujuria desenfrenada, que le lleva a forzar a su gusto a las mujeres de su ciudad, Uruk. Los dioses atienden esta queja creando a ENKIDU, un hombre salvaje destinado a enfrentarse a GILGAMESH. Pero cuando ambos traban combate, en vez de darse muerte se hacen amigos para siempre y emprenden juntos peligrosas aventuras. Juntos dan muerte al gigante HUMBABA y al TORO DEL CIELO, y GILGAMESH rechaza el amor de la diosa INANNA. Como castigo a estos actos de impiedad, los dioses hacen que ENKIDU muera en plena juventud. Impresionado por la desaparición de su amigo, GILGAMESH emprende la búsqueda de la inmortalidad.

Esto lo conduce a los confines del mundo, donde viven el sabio UTNAPISHTIM y su mujer, únicos supervivientes del Diluvio, a los que los dioses concedieron el don que GILGAMESH pretende ahora. UTNAPISHTIM vivía en la ciudad de SHURRUPAK, donde servía al dios EA y éste le avisó en el sueño del cataclismo que se acercaba y le dijo que construyera una nave y que metiera en ella una pareja de cada especie. Durante siete noches hubo una gran tempestad y el mundo se cubrió de agua. La nave tocó tierra en la cima del MONTE NISIR.


Para verificar la extensión del diluvio, UTNAPISHTIM soltó una paloma, luego una golondrina y luego un cuervo. Este último no regresó. UTNAPISHTIM supuso entonces que había encontrado dónde posarse y que las aguas estaban bajando. En agradecimiento, encendió una hoguera e hizo sacrificios a los dioses. ENLIL, el dios que había provocado el diluvio, se encolerizó al oler el humo, pero el dios EA intercedió por UTNAPISHTIM y ENLIL lo convirtió a él y su esposa en inmortales. Luego de la historia que UTNAPISHTIM le narra a GILGAMESH, este sin embargo, no alcanza lo que pretende. En el camino de vuelta, encuentra, siguiendo instrucciones de UTNAPISHTIM, una planta que devuelve la juventud a quien la toma; pero una serpiente se la roba y GILGAMESH vuelve a Uruk con las manos vacías, convencido de que la inmortalidad es patrimonio exclusivo de los dioses.

LINCOLN

Lincoln es una ciudad de la provincia de Buenos Aires, en Argentina; situada al noroeste del territorio provincial, es la cabecera del partido homónimo. Conocida como la capital nacional del Carnaval Artesanal. Fue fundada el 19 de julio de 1865 por decreto del Poder Ejecutivo en el anteriormente denominado paraje del Chañar, honrando con su nombre a Abraham Lincoln, el asesinado presidente de los Estados Unidos, según proyecto de Dardo Rocha. Al noreste limita con Junín, la segunda ciudad más importante del noroeste de la Provincia de Buenos Aires, después de Pergamino. Cuando la empresa gubernamental destinada a afianzar la conquista del desierto parecía consolidarse, causas políticas obstaculizaron dicha labor y la frontera sufrió un retroceso hasta repasar el Río Salado. Posteriormente, las fuerzas fronterizas retoman su avance y los nuevos poblados se incorporan al patrimonio del país (1853). Así, en el corazón de la Pampa, luego de la conquista del desierto, comenzó un ritmo natural de crecimiento de unos 500 habitantes en 1881, más tarde en unos 10.000 habitantes en 1889 en el Partido y 2.000 su aldea. Paralelamente, se comienzan los registros de las actividades agrícolas-ganaderas.

La primer iglesia construida en Lincoln, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, fue fundada el 21 de julio de 1896 por el arzobispo de La Plata y su primer párroco fue el P. Francisco Couto Neiro. La escuela más emblemática de esta ciudad es la Escuela Normal Mixta "Abraham Lincoln"; de educación pública, creada en 1910. También existe una escuela hogar, Escuela Hogar Virgen Niña, fundada el 22 de marzo de 1922. Su hospital, habilitado en 1924, actualmente es considerado de mediana complejidad (debido a su aparatología). Su biblioteca principal, Domingo F. Sarmiento, data desde el 22 de abril de 1889. Posee además sala infantil y está capacitada para la enseñanza de Braille. En razón de carecer Lincoln de autoridades propias por decreto del 16 de enero de 1866, el mismo fue adscripto al Partido de Bragado. Los Jueces de Paz de Junín reclamaron, por considerar que su vinculación con Lincoln era mayor, y así pasó como adscripto a ese distrito hasta el 20 de agosto de 1872, fecha en que Lincoln alcanza su autonomía cuando fue designado el primer Juez de Paz, Don Liborio Tiseyra. Once días más tarde se asigna la primera Comisión Municipal que integraron los señores Federico Walkelmi, Telemaco Coffin, Francisco Sosa y Francisco Novo. Estas autoridades emplearon los mejores esfuerzos en conseguir que se llevase a cabo la fundación del pueblo de cabecera del partido, y tendrían la satisfacción de verlo delineado por Telemaco González en 1874.

En la última década del siglo Lincoln alcanzaba los 10.116 habitantes, más que Junín. Dada esa cantidad, Lincoln figuraba entre los partidos que debían elegir una municipalidad. La nueva constitución de la provincia, promulgada el 22 de octubre de 1889, estableció que todo poder público emanaba del pueblo, por lo que la primera municipalidad electiva de Lincoln se constituyó el 13 de enero de 1891. A partir del 1º de enero de 1908, Lincoln fue declarado ciudad. Esta pintoresca ciudad, lleva el nombre de una de las figuras más admiradas de la historia estadounidense; la honestidad, la fortaleza de espíritu y la profundidad de su pensamiento y de sus convicciones, patente en sus escritos y discursos, sobresalen entre las virtudes de un estadista cuya actuación no estuvo exenta de vacilaciones: Abraham Lincoln Hanks nació el 12 de febrero de 1809 en Hodgenville, Kentucky (EE.UU.). Sus padres fueron Thomas Lincoln y Nancy Hanks. Nunca estudió en un colegio, pero tuvo una educación autodidacta. También ayudaba a su padre trabajando la tierra y cuidando el ganado. En su juventud trabajó cuidando un molino.

En 1832 ingresó a ejército y poco después a la política. En 1842 se casó con Mary Todd, quien le dio cuatro hijos. En 1847 llegó a ser diputado por Illinois. Desde 1849 trabajó como abogado. En 1856 fue nominado para ser candidato a Vicepresidente de Estados Unidos por el Partido Republicano. En 1860 ganó las elecciones generales y se convirtió en Presidente de EE.UU. Su victoria provocó la furia de los Estados esclavistas del sur, ya que Lincoln era partidario de la emancipación de los negros. De 1861 once estados del sur formaron los Estados Confederados de América y provocaron la  sangrienta Guerra de Secesión (1861-1865). Lincoln al mando de la Unión logró derrotarlos y pudo aplicar la Ley de Emancipación de los Esclavos. El 15 de abril de 1865, Abraham Lincoln fue asesinado en el teatro Ford (Washington D.C.) con un balazo disparado por John Wilkes Booth, un actor partidario del Sur.

LA REGLA DE LOS DOS TESTIGOS

Los TESTIGOS DE JEHOVÁ se han visto en medio de un escándalo en Australia luego que se negaran tajantemente a cambiar su criticada REGLA DE LOS DOS TESTIGOS en caso de violación, así sea pedofilia, la misma la fundamentan en las palabras de Jesús en Mateo 18-15,16:

"Además, si tu hermano comete un pecado, ve y pon al descubierto su falta entre tú y él a solas. Si te escucha, has ganado a tu hermano. Pero si no escucha, toma contigo a uno o dos más, para que por boca de dos o tres testigos se establezca todo asunto"

La WATCHTOWER no aplica consistentemente este texto. Aunque Mateo dice que hay que enfrentarse a un pecador "a solas", la WATCHTOWER no espera que una persona que ha sido amenazada con violencia, violada, o abusada confronte a quien le hizo el daño a solas, así que ¿Por qué insisten que la REGLA DE LOS DOS TESTIGOS aplica al abuso de niños? Hasta el final de los años 1990, la política de la WATCHTOWER dictaba que se necesitaba que estuvieran dos testigos presentes al mismo tiempo en el encuentro sexual, para que se considerara que el abusador hubiera cometido una ofensa, bíblicamente hablando. En el caso de abuso de niños, casi nunca hay dos testigos. Esto significó que incluso cuando varios niños hicieron una acusación en contra de la misma persona, los ancianos no debían hacer nada. Sin los dos testigos, el único momento en el que podían tomar acción era cuando el acusado confesaba. Los ancianos estaban al tanto de abusadores en serie de niños, pero no se tomó ninguna acción dentro de este grupo religioso, ni se contactó a la policía. En una de sus publicaciones más populares, conocida como ATALAYA, en el ejemplar del 1 de noviembre de 1995, dio el siguiente consejo en cuanto a las acusaciones de abuso de niños:

"¿Qué pueden hacer los ancianos?
Si un publicador de la congregación que está sufriendo a consecuencia de "recuerdos reprimidos" de abuso sexual acude a los ancianos, normalmente se asignará a dos de ellos para que le ayuden. Estos deben animar bondadosamente al afligido a que de momento se concentre en sobreponerse a la angustia emocional. Los nombres de cualquier abusador que él "recuerde" deben mantenerse estrictamente confidencialesLa labor primordial de los ancianos es servir de pastores. (Isaías 32-1, 2; 1 Pedro 5-2, 3.) Deben seguir con especial cuidado el consejo de 'vestirse de los tiernos cariños de la compasión, la bondad, la humildad mental, la apacibilidad y la gran paciencia'. (Colosenses 3-12.) Han de escuchar con bondad y después sanar con palabras de las Escrituras. (Proverbios 12-18.) Algunos a los que han afligido "recuerdos" dolorosos han agradecido que los ancianos los visiten con regularidad y los llamen por teléfono para ver cómo siguen. Estas visitas y llamadas no tienen que tomar mucho tiempo, pero ponen de manifiesto que los TESTIGOS DE JEHOVÁ se preocupan por estas personas.

¿Cómo debe procederse si el afligido decide levantar una acusación? Los dos ancianos pueden aconsejarle que, en armonía con el principio de Mateo 18-15, hable personalmente del asunto con el acusado. Si el acusador no se siente capaz emocionalmente de hablar con él cara a cara, puede telefonearle o hasta enviarle una carta. De este modo, al acusado se le da la oportunidad de declarar solemnemente ante Jehová su respuesta a la acusación. Tal vez incluso pueda presentar prueba de que no cometió el abuso. O quizá confiese y se logre una reconciliación, lo cual supondría un feliz desenlace. Si sucede esto último, los dos ancianos deben tratar el asunto de acuerdo con los principios bíblicos. En caso de que se niegue la acusación, los ancianos deben explicar al acusador que no puede tomarse ninguna medida judicial. La congregación seguirá viendo al acusado como una persona inocente. La Biblia dice que debe haber dos o tres testigos antes de que pueda tomarse acción judicial. (2 Corintios 13-1; 1 Timoteo 5-19.) Aun si más de una persona "recordara" haber sufrido abusos del mismo individuo, la naturaleza de estos "recuerdos" es demasiado incierta como para fundamentar en ellos decisiones judiciales sin más prueba. Esto no significa que tales "recuerdos" se consideren falsos (tampoco que se consideren ciertos). Pero deben seguirse los principios bíblicos a la hora de tomar una decisión judicial sobre un asunto.

No obstante, supongamos que el acusado sí es culpable aunque niega su mal. ¿Significa que se libra del castigo? Desde luego que no. La cuestión de su culpabilidad o inocencia puede dejarse sin temor en las manos de Jehová. "Los pecados de algunos hombres son públicamente manifiestos, y conducen directamente al juicio, más en cuanto a otros hombres, sus pecados también se hacen manifiestos más tarde" (1 Timoteo 5-24; Romanos 12-19; 14-12.) El libro de Proverbios dice: "La expectación de los justos es un regocijo, pero la esperanza misma de los inicuos perecerá". "Cuando muere un hombre inicuo, perece su esperanza" (Proverbios 10-28; 11-7.) En última instancia, es Jehová y Jesucristo quienes dictan sentencias eternas con justicia. (1 Corintios 4-5.)" La WATCHTOWER intenta ponerle la responsabilidad de su política a DIOS y a la BIBLIA. La insistencia legalística de esta organización religiosa en seguir la regla de los DOS TESTIGOS para los casos de abusos de niños es una mala aplicación de la guía Bíblica. Los niños pequeños que terminan siendo víctimas a menudo no pueden hacer la acusación ellos mismos y necesitan extra protección. El insistir en una política estricta de DOS TESTIGOS en una situación que tiene que ver con niños indefensos es una política irrealista y farisaica. Jesús denunció una adherencia fanática a la ley si se sacrificaban los principios más altos del amor y la misericordia. El aplicar la REGLA DE LOS DOS TESTIGOS a acusaciones de pedofilia es un caso de la adherencia fanática a la ley que Jesús denunció.

La REGLA DE LOS DOS TESTIGOS es una guía bíblica que no se espera que se siga en toda situación. Por ejemplo, en el Antiguo Testamento, el libro del Deuteronomio 22, 25-27, explica que cuando una muchacha fuera violada en un campo sin que nadie pudiera oírla o protegerla, no se necesitaban otros testigos para condenar al violador. Incluso más crítico en lo que tiene que ver con las acciones legales que se han hecho en contra de la SOCIEDAD WATCHTOWER, ha sido la REGLA DE LOS TRES AÑOS. Esto permitió que pederastas continuaran sirviendo como ancianos, con tal que las ofensas conocidas hubieran sido cometidas al menos tres años antes de la confesión. Algo fundamental que también contribuye al problema es la actitud de los TESTIGOS DE JEHOVÁ hacia la sabiduría del mundo. “Así que Dios no tiene nada en común con este mundo”. (Juan 18-36; 1 Juan 2, 15-17.) Por eso la Biblia habla de dos clases de sabiduría: "la sabiduría de Dios" y "la sabiduría del mundo" Textos publicados en la revista ATALAYA del 15 de septiembre de 1992.

NUESTRA SEÑORA DE LA SONRISA

Al morir la madre de Teresita, su hermana Paulina fue por elección de la propia Santa su segunda mamá. Pocos años después en 1882, Paulina entra en el Carmelo para convertirse en la Madre Inés de Jesús. Esta partida Teresa la vive como un abandono y desde diciembre de ese año la niña cae con frecuencia enferma. La tarde de Pascua es atacada con temblores nerviosos que durarán seis semanas. Al vivir durante seis meses con la angustia de estar abandonada por su segunda madre, cae en un comportamiento regresivo, deseando ser "mimada como un bebé". Toda la familia se moviliza para obtener del cielo la curación de Teresa. Se hace celebrar un novenario de misas en el santuario parisiense de Nuestra Señora de las Victorias. El 13 de mayo de 1883, en fiesta de Pentecostés, Teresa se vuelve hacia la imagen que se encuentra al lado de su cama.

"De repente la Santísima Virgen me pareció bella, tan bella que nunca había visto cosa tan hermosa, su rostro respiraba una bondad y una ternura inefables, pero lo que llegó hasta el fondo de mi alma fue la arrebatadora sonrisa de la Santísima Virgen. En aquel momento todas mis penas se disiparon. Dos gruesas lágrimas brotaron de mis párpados y se deslizaron silenciosamente por mis mejillas, pero eran lágrimas de pura alegría... ¡La Santísima Virgen, pensé, me ha sonreído!"

Santa Teresita, el corazón que exclamó unos meses antes de su muerte: "En el Corazón de mi Madre, la Iglesia, seré el amor", no siempre supo que podía amar... no siempre se sintió libre para amar...Pero María le sonrió y fue sanada profundamente de sus sufrimientos espirituales, psicológicos, emocionales y corporales. Ella fue sanada por una sonrisa... una simple y poderosa “sonrisa”... La sonrisa de la Madre es un reflejo de su amor inmaculado y materno. Ella sonríe a lo más profundo de nuestros corazones, a las profundidades de nuestras heridas... a las carencias y sufrimientos más ocultas. Ella nos sonríe y conocemos su amor por nosotros. Ella sonríe y todo se transforma en paz, en calma en el océano de nuestros corazones...Ella sonríe y el amor florece en todo nuestro ser. Ella sonríe y los vacíos de nuestras vidas repentinamente son  llenados... Ella sonríe y las deficiencias en nuestra humanidad son restauradas, son elevadas, son sanadas... Ella sonríe y la senda  de la gracia se abre en nuestros corazones con una nueva libertad.

Ella sonríe y sabemos que somos amados, profundamente amados por el amor de una Madre. Ella sonríe y nuestros miedos se disipan. Ella sonríe y las dudas son iluminadas con su bondad... Ella sonríe y las faltas y excesos en nuestras vidas son elevadas a la medida perfecta del amor... Ella sonríe y nuestros corazones saben que hay mucho más... hay dulzura, hay valentía, hay libertad, hay fecundidad, hay comunión, hay vida, hay amor... y el amor nos hace fuertes, libres, joviales y gozosos. Ella sonríe y somos sanados... sanados en lo más profundo de nuestros corazones.